Blog Posts

Meditación Vipassana, el Hardcore de las meditaciones, según mi experiencia

Para meditar existen todo tipo de técnicas y formas de hacerlo; yo había probado con meditaciones guiadas, contemplativas, y con sonidos de mantras, aunque a decir verdad mi experiencia meditando era casi nula, mi mejor aliado a la hora de meditar era Youtube, con sus “meditaciones guiadas”, sí, eran las que más practicaba cuando quería lograr sentirme mejor, conectada, y en calma.

Ahora bien, como habrás leído en el título, hoy vengo a contarme mi experiencia en la práctica de la meditación Vipassana, para empezar y para hacerlo sin rodeos, es la meditación más Hardcore que he practicado, ¿Qué quiero decir con esto? el termino hardcore, según nuestro buen amigo que todo lo sabe, Wikipedia, dice que: “El anglicismo hardcore (también hard core o hard-core) es un adjetivo referido a una forma fuerte y extrema de realizar una actividad, como deportes, trabajo, entre otros.”

He utilizado ese término para referirme a los 4 primeros días en el centro de meditación Vipassana, y es que esos días fueron para mí muy duros, sin embargo, luego de esos día, todo mejoro, poco a poco fui adaptándome al horario, a la comida, a las 10 horas de meditación diaria, incluso a la postura para meditar, es decir, fui agarrando el ritmo al día a día en el centro.

Si has leído hasta aquí, pero te sientes como decimos en Venezuela “como pajarito en grama”  es  decir, te sientes un poco perdido, déjame contarte  de que va el Vipassana para darte luz.

¿QUÉ ES LA MEDITACIÓN VIPASSANA?

La meditación Vipassana es un tipo de meditación budista tradicional y podría decirse que es la más pura de las meditaciones budista, ya que la técnica que se enseña, es la misma que enseñaba Siddharta Gautama hace más de 2.500 años atrás, luego de haberse convertido en Buda, es decir, luego de haberse iluminado o haber despertado totalmente a los niveles más altos de consciencia.

Este tipo de meditación, busca que aprendamos a ver las cosas tal y como son, sin emitir juicio, ni apegarnos, ni rechazar, es decir, mantenernos neutros. Para lograr esto, se  practica la auto observación, ahora bien ¿en qué consiste eso de auto observa? Pues, te voy a decir primero lo que no es, no es sentarte a “meditar” sobre tus pensamientos, reflexionar sobre tus acciones o a filosofar sobre tu vida y a hablar contigo mismo, sobre la inmortalidad del cangrejo

Para nada, en la práctica de esta técnica, efectivamente te sientas, y  observas las sensaciones de tu cuerpo y tus pensamientos, eso sí, sin sentir rechazo o apego alguno ante lo que estas sintiendo, se trata entonces solo de sentir, observar y de entender la LEY DE LA IMPERMANENCIA, “ANICCA” eso que sientes, te guste o no, va a cambiar, ya que nada es permanente, pues, el cambio para todo lo que se conoce es inevitable, tarde o temprano cambia.

Lo que a mí me gusto muchísimo de la enseñanza de esta milenaria técnica de meditación, es que dejan muy claro 2 cosas, la primera, que no está relacionada con ninguna religión, no te obligan a creer en ningún Dios o a adorar algo en específico, te da la libertad total de creer en lo que tú quieras creer.

Lo segundo, es que es una meditación  totalmente pragmática, te enseñan la teoría combinada con muchísima práctica (10 horas diarias de meditación) y son muy honestos al decir que  el camino para la iluminación es únicamente individual y se logra con práctica y “FIRME DETERMINACIÓN”. El éxito y el avance en esta técnica solo lo puedes conseguir tú y nadie más que tú.

HISTORIA DE CÓMO LLEGUE AL CURSO

(Quizás este Post sea tu señal)

En unas pocas líneas te contare como me entere de esta meditación y del curso. Hace unos 2 años atrás, caminando de regreso luego  de haber hecho  una travesía como mochilera “light” (digo light porque fue ida y vuelta) a una hermosa playa, me puse a conversar con un amigo llamado Carlos sobre meditación, fue él quien me hablo por primera vez de lo que era Vipassana y del curso, quede muy sorprendida, con todo lo que me contó, puedo decir que en esa pequeña y muy nutrida conversación, (para ese momento de mi vida, me encontraba en una búsqueda  espiritual y sentía ganas de empezar a meditar, así que vi esa conversación como una señal del universo)  él se había encargado de sembrar en mi la semillita de la curiosidad. Tiempo después investigue sobre el curso, mande mi solicitud, y me fue negada.

Ya para el año pasado empecé a encontrarme otros amigos que había ido y me decían: ¡tienes que ir, es increíble! , También conocí a otras  personas que habían hecho el curso,  por lo que volví a enviar mi solicitud, y esta vez quede en lista de espera…al final no me aceptaron.

Este año estuve muy pendiente de cuando era el proceso de inscripción y para recordarme coloque una alarma en el teléfono, fue así como el mismo día que abrieron la inscripción, envié mi solicitud, tres horas después me enviaron un correo confirmando mi aceptación para el siguiente curso ¡lo había logrado! Iría al curso… cuando el alumno está preparado, aparece el maestro

EL CURSO DE LOS 10 DÍAS

Para iniciarte en esta técnica de meditación Vipassana debes hacer el curso de los 10 días, con este curso se inicia el camino en esta técnica, si 10 días te parece mucho, deja decirte que no es suficiente, y que pasan, visto en retrospectiva, bastante rápido.

El curso se hace en un centro de meditación retirado de la ciudad (el de la Victoria en Venezuela es hermoso) y durante esos 10 días vas a estar totalmente alejado y desconectado por completo del mundo, no tienes contacto ni por llamadas, ni mensajes con tu familia o amigos.

Se debe guardar silencio en todo momento, respetando lo que se conoce como “el noble silencio” esto es clave para lograr con éxito una buena meditación, pues si, como yo, decides romperlo y  hablar,  cuando vayas a meditar estarás contaminado con las conversaciones que tienes con tus compañeros, te contare una anécdota para que me entiendas mejor; durante una conversación que tuve con una compañera ella me dice: tengo en mi cabeza una hora loca de música, no dejo de cantar en mi mente: hay algo eléctrico entre tú y yo, que no sabemos como apareció…

¿Cuál fue mi sorpresa? En la siguiente hora de meditación ya tenía pegada la canción, en mi cabeza sonaba: hay algo eléctrico entre tú y yo, que no sabemos cómo apareció…

¿Ya entiendes para qué sirve el noble silencio?, pues para mantenerte alejado de esa contaminación externa que se da al hablar con alguien más, y que puede afectar tu experiencia durante la meditación

Ahora bien, la enseñanza de esta técnica de meditación, la recibes por parte de  S. N. Goenka, quien fue el maestro principal encargado de difundir por todo el mundo la técnica de meditación Vipassana. ¿Cómo específicamente se enseña la técnica durante el curso? Pues el profesor auxiliar, coloca las grabaciones de acuerdo al día del curso, y es a través de esas grabaciones dejadas en vida por Goenka que se trasmiten las instrucciones para meditar, así como también las charlas de la noche, ¡Que buenas son esas charlas!

Por otro lado, el centro de meditación tiene  a su disposición lo que necesitas para estar allí durante los 10 días, la distribución del centro se da en 4 áreas, el comedor, las habitaciones, la sala de meditación y  las áreas que están alrededor.

Como hombres y mujeres están separados, existen dos comedores, dos áreas de dormitorios y depende del centro de meditación en el que realices el curso podrás encontrar salas de meditación separadas para hombres y mujeres, en donde yo realice el curso es una sola sala de meditación para ambos sexos, pero dentro estábamos separados,  del lado izquierdo los hombres, y del derecho las mujeres.

En cuanto a la comida, es totalmente vegetariana, con sabores simples, es hecha con mucho cariño y amor por los voluntarios; estos son estudiantes antiguos de Vipassana que se ofrecen a servir durante el transcurso del curso, en general la comida es muy buena, hay unos días mejores que otros, incluso hay días en los que te pueden sorprender con algún rico postre, yo amaba esos días, las raciones de comida son de acuerdo al número de estudiantes, y si ya les han servido a todos, y ha quedado comida, puedes repetir, yo lo hacía todo el tiempo.

Algo que te recomiendo tener presente a la hora de animarte a realizar el curso es tener muy presente las reglas, así que por aquí te las dejo para que las revises

Durante los 10 días que estás en el centro, debes respetar los siguientes preceptos:

  1. No matar a ningún ser vivo
  2. No robar
  3. No tener ningún tipo de actividad sexual
  4. No mentir
  5. No tomar sustancias intoxicantes

Además de estas reglas también se deben cumplir otras que tienen como fin hacer de la experiencia durante el curso, sea lo más provechosa posible

  • Dejar solo durante la realización del curso, cualquier práctica o ritual religioso, o ceremonial.
  • Respetar y mantener en todo momento el noble silencio, es decir, debes evitar cualquier tipo de comunicación, oral, por escrito, incluso hasta gestual.
  • Evitar cualquier contacto físico, bien sea abrazos, toques, agarrarse las manos, se debe evitar el contacto también con los animales del centro de meditación
  • Nada de leer, ni escribir, durante el curso no deberías llevar libros o cuadernos para anotar, sin embargo, en mi experiencia, es bueno llevar una libreta para utilizarla solo para casos especiales.
  • Si eres de los que disfruta cantar o bailar, pues aquí no es el lugar para hacerlo, debo admitir que durante el curso, me dieron ganas de bailar y solo podía hacer movimientos muy leves y sencillos, pues también está regulado el ejercicio físico, no se puede realizar, solo está permitido unos pocos estiramientos y algunas caminata; y cuando de cantar se trata tuve una compañera que tarareaba canciones de vez en cuando, yo disfrutaba mucho cuando lo hacía.
  • La ropa no debe ser nada llamativa, ni lujosa, ni ruidosa, esto para no distraer a los otros meditadores
  • Y por último está prohibido abandonar el centro de meditación, para hacerlo debes notificarlo con los asistentes y con el profesor asignado.

Las reglas son bastante estrictas, pero cumplen su función, como te dije, es para que puedas tener la mejor experiencia en el aprendizaje de la técnica, por lo que te recomiendo cumplirlas, en especial la del noble silencio.

En lo que respecta al horario, se empieza bien temprano, y eso fue una de las cosas que me costo

4:00 a.m.
Llamada
4:30-6:30 a.m.
Meditación en la sala o en la habitación
6:30-8:00 a.m.
Desayuno y descanso
8:00-9:00 a.m.
Meditación en grupo en la sala
9:00-11:00 a.m.
Meditación en la sala o en la habitación según las instrucciones del profesor
11:00-12:00 a.m.
Comida
12 a.m.-1:00 p.m.
Descanso y entrevistas con el profesor
1:00-2:30 p.m.
Meditación en la sala o en la habitación
2:30-3:30 p.m.
Meditación en grupo en la sala
3:30-5:00 p.m.
Meditación en la sala o en la habitación según las instrucciones del profesor
5:00-6:00 p.m.
Merienda y descanso
6:00-7:00 p.m.
Meditación en grupo en la sala
7:00-8:15 p.m.
Charla del maestro en la sala
8:15-9:00 p.m.
Meditación en grupo en la sala
9:00-9:30 p.m.
Preguntas en la Sala
9:30 p.m.
Acostarse. Se apagan las luces

MI HISTORIA EN EL CENTRO

Como ya sabes, para mí los 4 primeros días fueron bastante duros, al segundo día me quería ir, me sentía en un campamento militar, que en donde en vez de tocar la diana, sonaba el gong, el cumplimiento de las reglas me choco muchísimo,  y el horario me pego bastante, estaba con sueño la mayor parte del día.

El 4 to día, que es el día donde se inicia la enseñanza de la técnica de Vipassana fue el más fuerte para mí, no por la técnica, sino por la práctica de LA FIRME DETERMINACIÓN, esta consiste en meditar durante una hora, en una sola postura, donde te recomiendan no mover las piernas, las manos, ni abrir los ojos.

Fue la hora donde casi me vuelvo loca, pues ya luego de un rato mantener la postura sin moverte resulta bastante doloroso, yo mentalmente tenía una lucha interna, una parte de mi me decía MUÉVETE, TE ESTAS TORTURANDO, y la otra NO TE MUEVAS TU PUEDES, SI LO LOGRAS PUEDES LOGRAR CON DETERMINACIÓN TODO LO QUE TE PROPONGAS EN LA VIDA…

Al final no me moví, y debo decir que hasta llore del dolor, sin embargo, con los días ya todo resultaba más fácil, y con la práctica de la meditación y de la auto observación el dolor desapareció en muchas ocasiones.

Del 5to al 8vo día como ya me había adaptado, todo empezó a fluir, disfrutaba de algunas horas de meditación más que otras, me di cuenta que mis mejores horas para meditar eran luego de las 3:00pm y que cuando caía la noche, las meditaciones era muy profundas, me lograba concentrar muchísimo en las sensaciones de mi cuerpo.

Durante el día ya no estaba somnolienta, así que aprovechaba mejo mi tiempo, asistí a 2 entrevistas con el profesor, el cual siempre tenía las respuestas más sencillas y prácticas, las cuales acompañaba con muy buen sentido del humor, en los ratos libres hice mi propia rutina, la cual no era más que aprovechar al máximo los ratos al aire libre, en las zonas verdes que tenía para disfrutar, estas son bellísimas.

La vista del lugar es hermoso ¿cierto?

En los últimos  días,  tuve una montaña rusa de emociones, mi capacidad de concentración en las meditaciones bajo, creo que fue porque sabía que pronto se acabaría el noble silencio, y eso me tenía muy alegre, además, yo fui al curso con mi hermano, y me entusiasmaba mucho poder hablar con él, y que me contara su experiencia.

Los días 10 y 11 específicamente, fueron llenos de emociones positivas, llore mucho de alegría, felicidad y de amor, también pedí perdón y perdone, esto me libero de un gran peso que ni sabía tenia dentro de mí, esos últimos 2 días quedaron en mi memoria grabados como los días en los que más luz y amor he sentido

El día 10  del curso es cuando se rompe el noble silencio, la sensación es totalmente liberadora, ¡Por fin pude dejar a un lado los susurros, para poder hablar normal! Conocí mejor a mis compañeras y me encontré con muy buenas sorpresas, todas tenían algo especial y estaban llenas de mucho amor, luego  de compartir con ellas, de muchas risas y anécdotas, fui a buscar a mi hermano  y  pude por fin hablar con él…

ENSEÑANZAS DURANTE EL CURSO

En el curso de Vipassana pude ver 4 tipos de meditación, te voy  contar un poco de cada una de ellas

Anapana: es la meditación que se basa en centrar la atención en la respiración, en la respiración natural, la que haces a cada momento, la cual es tan sutil que ni eres consciente de cuando la realizas, esta meditación lo que busca es agudizar al máximo la concentración, para que se pueda entrenar la mente en estar atenta y consciente a las sensaciones que se originan al entrar y al salir el aire, por eso, en la práctica de anapana, solo observas la respiración.

Vipassana: es la verdadera técnica y se ve al 4to día del curso, como ya has entrenado por 3 días tu atención y tu concentración en las sensaciones de la respiración, ahora llega la hora de expandir el foco de concentración a todo tu cuerpo,  se trata de observar las sensaciones tanto sólidas, como sutiles que sientes en todo tu cuerpo, lo interesante de esto, es  que no debes reaccionar ni rechazando ni apegándote al sentir, o no,  alguna sensación, te preguntaras ¿para qué? Pues solo así, es que se logra entender la ley de la naturaleza, anicca, es decir, que todo cambia, nada es permanente.

Luego la práctica  de Vipassana va profundizándose cada vez más hasta llegar al punto de sentir lo que se conoce como flujo libre, sin embargo, es bueno recordar que el avance de esta técnica no se mide por la cantidad de sensaciones que se experimente, ni por sentir el flujo libre, se mide por la capacidad de permanecer neutro, sin reaccionar, ante lo que se está sintiendo, ni apegándose, ni rechazando; la técnica es sencilla de explicar, pero a la hora de practicar es un poco más difícil, a decir verdad.

La meditación de atención plena: si has escuchado hablar sobre mindflulness, te cuento que esa técnica de meditación, es una extensión de la técnica de vipassana, la atención plena es enseñada, si no recuerdo mal al 8vo día, que es cuando se da la instrucción de que hay que  estar meditando todo el día, mi primer pensamiento fue: ¡¿Qué, todo el día?! Luego nos explican, que hay que estar atentos, y muy conscientes de lo que hacemos durante todo el día, y enfocar nuestra atención al momento presente, esto ayuda muchísimo para vivir plenamente el aquí y el ahora. La atención plena es entonces un entrenamiento diario y a cada momento de auto observación.

Metta bhavana: esta es la meditación a mi parecer más linda, el metta se practica el día 10, justo antes de que se rompa el noble silencio, esta meditación tiene como fin compartir con el mundo todo lo bueno que se ha experimentado, se trata de dar y trasmitir todo lo positivo y los beneficios que se ha logrado durante el curso con todos los seres vivos, se puede compartir: compasión, alegría, paz, luz, armonio, en fin, todo aquello positivo que tengas dentro de ti y que desees regalar al mundo.

La 4 meditaciones tienen su encanto particular, y me dejaron, junto con toda la experiencia que viví un enorme aprendizaje

MI REGALO DE ESTA EXPERIENCIA

En los días que estuve por allá, no solo aprendí la técnica de meditación vipassana, también, todo lo que viví allá me enseño algo, así que aquí voy a compartir contigo mis aprendizajes

  • Vivir el aquí y el ahora, desde que regrese del centro de meditación, me he enfocado en prestar atención al presente, ahora soy mucho más consciente de cuando empiezo a perderme en mis pensamientos, lo que me permite tomar el control y volver al aquí y ahora.
  • Agudización de mi consciencia: puedo decir que ahora soy un poco más consciente de las sensaciones que el mundo exterior provoca en mí, por lo que puedo tomar acción y responder mucho más asertivamente.
  • Conexión conmigo misma: he sentido una mayor conexión con mis emociones y pensamientos, por lo que actúo con mayor congruencia y en armonía con quien soy y lo que quiero; me amo mucho más, porque me entiendo a mí misma más.
  • Sensibilidad: Al salir del centro, la sensibilidad de los sentidos con la que se percibe el mundo exterior aumenta, se vuelve mucho más fuerte, puedo decir que me volví más sensible ante muchas cosas, por ejemplo: el sabor de la comida, la textura de las cosas, la música, incluso, hasta la sensibilidad por la vida de otros seres vivos también aumenta.
  • A debilitar la juez y fluir: ya mi juez interna se ha debilitado, así que aprovecho mejor el tiempo, en vez de juzgar, criticar o quejarme, lo que hago ahora, es encontrar aprendizajes en todo lo que me pueda molestar, incomodar, entristecer o hacerme sentir mal; entiendo mejor que la ley de la naturaleza es cambiante y que mis circunstancias  actuales van a cambiar en algún momento.
  • Valorar la simpleza: la vida está llena de momentos y cosas que realmente no son importantes, sin embargo, yo les daba gran importancia, por lo que al llegar del curso hice un nuevo balance en mi vida y asigne nuevos significados y priorice algunas cosas en mi vida, para dar importancia a lo realmente importante, me devolví mi poder, el poder de elegir valorar cada día al máximo
  • El perdón es un auto regalo: perdonar y pedir perdón, es un acto para valientes, me di cuenta que al perdonar no lo hacía por la otra persona, lo hacía para mí, para regalarme libertad y bienestar, el perdonar y pedir perdón es un acto de amor que empezaba por darme amor a mi misma, ese amor me quito un peso de encima, así pude avanzar con mucha más armonía. Entendí que el perdón libera y el amor sana… metta
  • Agradecer: aprendí a valorar más cada regalito de la vida, y eso es lo que agradezco, agradezco inmensamente todo lo que viví, las personas que conocí, lo que aprendí, en fin todo lo que me lleve de mi experiencia en ese lugar. Doy gracias por todo lo bueno que me da la vida, y con respecto a lo no tan bueno, pues, me enfoco en encontrar una enseñanza, la vida siempre encuentra la forma “muy peculiar” de enseñarme.

Haciendo un balance de mi experiencia en el curso, te puedo decir que para mí fue súper enriquecedora en todos los sentidos. Recuerdo que el cuarto día me pregunte: ¿cómo hay personas “locas” que vuelven y se inscriben de nuevo en esta “tortura”? hoy digo que entiendo a esas personas, pues, soy una de esas que quiere volver… ¡Vipassana nos vemos pronto!

Y para ti, que me estás leyendo, te doy mis RECOMENDACIONES

  1. No llenarte de expectativas: olvídate de hacer el curso y en solo 10 días alcanzar la “iluminación” esto no es nada realista, es más, yo creo que en esta vida no alcanzare ese estado de consciencia, lo que si te digo, es que los beneficios de estar allá y de la técnica son bastante buenos para la vida.

Otra cosita el cambio positivo que tengas en tu vida, va a ser proporcional al tiempo de practica que le dediques a la técnica, los resultados no se dan mágicamente todo es cuestión de tu “determinación”  Vipassana no es una receta mágica para ser feliz,  quitar malos hábitos, no sufrir más, liberarte de apegos, quitar dolores, todo de esto en solo 10 días, mas sí es el inicio de un cambio para ser una mejor persona, con mucha más armonía y bienestar.

  1. ¡Haz el curso! Esta es mi recomendación final, ve y experimenta por ti mismo lo que es Vipassana, así sabrás lo que es y podrás sacar tu propia conclusión. Disfruta en carne propia la experiencia, ya me contaras como te fue…
    Todo el grupo de Meditadores
    P.D: el de barba blanca fue nuestro profe

Por aquí te dejo la información, échale un vistazo y anímate

Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora”

-Buda-

Y Colorín colorado este post se ha terminado

Aventurero de la vida, te invito también a dejar tu comentario, cuéntame si te sientes animado en ir, o si todavía no estás preparado, y si ya has ido me encantaría saber sobre tu experiencia,  ¡Te leo en los comentarios! Mucho Metta para ti…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *