El talento, este será el tema de este Post, ya tengo tiempo trabajando en esto, y es que me causa mucha curiosidad el pensar ¿por qué en estos momentos es algo que escucho, leo y veo muy seguido? por  ese motivo voy a comenzar por decirte que mi talento es el de comunicar y enseñar, este es el talento que me acompaña en mi vida, y no fue nada sencillo descubrirlo y trabajar en el.

Me encanta hablar, así como también disfruto de escuchar, comunicarme para enseñar se me da muy bien, no lo digo solo por decir, ya he descubierto esto por una larga búsqueda que me llevó a descubrir ese talento, si bien es cierto, se me dificulta hablar de mis emociones por lo que para mí es más fácil expresar esto a través de la palabra escrita, escribir es también una forma de comunicar.

El encontrarlo , es algo mágico, o por lo menos a mí me pareció así, mágico y revelador, yo viví mucho tiempo con mi talento dormido, no le hacía mucho caso, no escuchaba esa voz, es cierto que también soy profesora, y me dedico a enseñar, y que para esto comunicar es una pieza clave.

 Lo que no estaba bien era que no sabía cómo aprovechar ese talento para hacer grandes cambios, para generar un impacto positivo, e influenciar como yo quería en los demás, y fue aquí donde empecé una búsqueda que me llevo a donde estoy hoy, ya mi aventura empezó y estoy muy feliz de que haya sido así, por eso quiero que tu también lo seas.

El talento y sus curiosidades

Un estudio llevado a cabo por el psicólogo Csikszentmihalyi con doscientos artistas, dieciocho años después de haberse graduado en la escuela de arte, descubrió que los  pintores serios y consolidados en el mundo del arte fueron aquellos que durante sus estudios en la escuela de arte habían disfrutado del deleite y de la sensación de fluir que les causaba pintar.

Mientras que los que se habían motivado sólo por los sueños de fama, grandeza y riquezas, desistieron de la pintura al poco tiempo de graduarse; ¿Esto que nos viene a decir? Pues, el talento está íntimamente relacionado con el hecho de sentirte apasionado y a su vez con el sentir un fluir mientras realizas esa determinada actividad que te permite poner en práctica ese talento.

Este domingo, fue un día en el que tuve un gran aprendizaje, fui a un club de emprendedores, y realizando una actividad se nos pidió decir nuestro talento, al finalizar el ejercicio pude confirmar algo que ya venía sospechando…

Me di cuenta que la gran mayoría de las personas a las que tuve la grandiosa oportunidad de escuchar en esa hermosa reunión de emprendedores, no está segura, ni sabe cuál es su talento.

¿Por qué digo esto? Sencillo, en su mayoría confunden talento con, actitudes, habilidades, destrezas, profesión, y hasta trabajo, todas vistas de forma individual.

El talento va más allá de ver de forma aislada alguna de ellas, pues el talento vincula tus habilidades naturales, lo que te gusta hacer, tus inclinaciones personales, y lo que se te da bien, no de forma aislada, sino en conjunto.

El talento también despierta una pasión en ti, trabajar considerando tu talento, hace que vivas realmente conectado, por lo que te sientes feliz y vibras en sintonía contigo mismo y con los que te rodean, tu alma  se nutre y rejuvenece, te llenas de una energía casi mágica y entras en la zona de flow (fluir).

Esto suena fantástico, sin embargo, algo ocurre que muy pocas personas son las que logran sentir esto, pues no todos son tan afortunados de encontrar su talento de niños o jóvenes, y peor aún algunos quizás nunca lo encuentren.

La educación y el adormecimiento del talento

El talento que no se desarrolla queda en nuestro interior adormecido, y la educación es uno de los principales adormecedores de ese talento, todos nacemos con un talento, sí, claro que sí, tú tienes el tuyo, así que no te preocupes, encontrar el mío no fue sencillo, es más, no fue sino hasta el año pasado que sin buscarlo de forma intencionada, di con él.

Te preguntarás ¿Por qué ocurre esto? Pues, fue la educación que recibiste quien hizo tal como la rueca con la bella durmiente, puso a dormir tu talento, si, durante muchos años los sistemas educativos de todo el mundo, se basan en enseñar de forma tal que todos los niños aprendan exactamente lo mismo, haciendo que tu  perdieras tu identidad, y te sumaras a un grupo homogéneo.

Esto trajo como consecuencia que tu talento, ese que es único en ti, no fuese descubierto, más bien se durmió, nunca brillo ni se desarrolló, este es el motivo por el cual no sabes cuál es tu talento, y si alguna vez pensaste que tenías uno, te diera miedo desarrollarlo y hacerlo público, pues te educaron para adormecer el talento y no tomarlo en cuenta.

Importancia de conocer tu talento

Es importante que encuentres tu talento lo más pronto posible pues mientras más te tardes en encontrarlo o en despertarlo, más tarde te sentirás feliz y apasionado, es decir, mientras más te tardes en buscar ese talento que tienes, mas tardara en llegar esa verdadera felicidad a tu vida.

Si ya eres una persona adulta, y sientes que lo que estás haciendo lo haces bien, no te genera ninguna complicación, te sientes cómodo, te da el dinero para vivir relativamente bien, pero no te llena de esa energía mágica, ni mucho menos sientes esa pasión por hacer lo que haces, es momento para empezar tu  búsqueda.

Cuando conoces tu talento, y trabajas de la mano con él, entras en un estado de éxtasis, no eres consciente del paso del tiempo, sientes que eres realmente tú mismo, te conviertes en un ser más vivo, lleno de energía, más centrado y cada día mejor persona.

El talento también te conecta con los demás de una forma mucho más profunda, pues el talento te abre la gran oportunidad de convertirlo en una ayuda a los otros, eso que tú tienes impacta, e influencia positivamente en la vida de los demás.

Mientras que, el no conseguirlo a tiempo, hace que tu vida se vuelva rutinaria, sin pasión, lo que haces no significa nada para ti, sientes una vida vacía y sin un rumbo, y claro, no aportas valor a los demás, es decir vives una vida llena de insatisfacción.

El talento que no se descubre, que no se toma en cuenta y que no se vive, genera grandes pérdidas, esto trae consigo una pérdida en tu vida y una pérdida a la humanidad

Para ayudarte en esta búsqueda o despertar de tu talento, comparto contigo las mejores estrategias y ubiques lo más pronto posible, eso que está en ti, y que te hace único.

 Las mejores claves  para conocer tu talento

Por ejemplo en mi caso, fui reconociendo que era buena comunicando, enseñando, relacionándome con personas, siendo empática, escuchando y conversando, fue donde pude ir armando y juntando las piezas de ese rompecabezas, hasta que di con mi talento.

Obsérvate cada día y busca aquello que haces de forma muy fluida, esto de ayudará a dar con ese talento.

Dales un tiempo para que reflexionen y pídeles que lo anoten en un papel; muchas veces esas personas logran ver en nosotros ese talento que nunca consideramos fuese algo importante o algo de valor.

Esto no cuesta nada, y te permite tener mayor  claridad en lo que estás buscando, luego que ya tengas todas las respuestas, compáralas y ve los puntos de coincidencia entre cada una de las opiniones que te dieron, allí encontrarás una enorme pista sobre tu talento.

Si te cuesta mucho trabajo recordar, puedes preguntar a tus padres o familiares, ellos son fuente de gran información de tu infancia, te aseguro estarán encantados de ayudarte con este ejercicio.

Realiza esa lista por escrito, y ve cuál de esas actividades harías sin que te pagaran, es decir cuál de las actividades  de esa lista harías totalmente gratis, es interesante plantearte esa pregunta, y más aún es ver tu propia respuesta.

Muy bien aventurero de la vida, con estas estrategias podrás conseguir ese talento que estás buscando, el cual está dormido dentro de ti, ahora algo muy importante  que debes considerar como una pista en la búsqueda de ese talento  es que este te hace sentir apasionado y esa pasión se trasmite a tu entorno.

Por lo que, tu talento bien desarrollado, y manejado de la mejor forma, contribuirá al beneficio de  los demás, tu talento aportará valor a las personas que te rodean y esto te incentivará a seguir creciendo convirtiéndote en un verdadero apasionado por la vida.

El aventura, el riesgo y el talento

Todo nacemos con un talento, puedes tener incluso varios de ellos, sin embargo con uno de ellos sentirás una conexión mucho más fuerte, y el propósito de tu vida debe estar conectado con ese talento

Si bien es cierto que gracias a la educación y a las diversas creencias limitantes que tienes actualmente, se hace un poco más complicado descubrir ese talento, también es muy cierto que la responsabilidad de tu vida es solo tuya, apostar por ese talento requiere de un enorme compromiso contigo.

Debes aprender a confiar, dejar a un lado tus miedos, y empezar una aventura extraordinaria, ese talento no está  solo para dormir, él está para ser utilizado, por eso no sigas esperando más, toma el riesgo, inicia la travesía con fe, desarrolla ese talento y dale vida, ¡despiértalo, no lo dejes morir!

Importante

De nada sirve tener un talento, si no se desarrolla, es necesario invertir tiempo, dedicación y esfuerzo en mejorar cada día ese talento, no por tenerlo y descubrirlo ya está todo listo, tu vida será feliz por siempre, y cambiarás el mundo, no, claro que no, debes comprometerte en trabajar, nutrir, y hacer crecer ese talento natural.

Solo así verás a ese árbol dar frutos, el camino de mejorar constantemente puede tener sus altos y bajo, la gasolina o el motor que te va a impulsar  a seguir encaminado es la pasión, el disfrute y el goce que te da hacer eso que tanto amas.

 Ya llegó el momento, esta es tu hora para accionar, descubrir y hacer crecer exponencialmente ese talento.

Y antes de despedirme por hoy te dejo esta frase:

Un gran talento encuentra su felicidad en la ejecución.

Johann Wolfgang von Goethe.

Saludos y un gran abrazo cariñoso

Mariangela Andrade

Estaré encantada de leer tu comentario, así que no te calles eso que quieres decir y escribe en el zona de allá abajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *