Blog Posts

8 Formas fantásticas para llevarte de la intención a la acción

Hay momentos en nuestros días que sentimos que necesitamos hacer algo distinto, cambiar ciertas cosas de nuestra vida o inclusive hacer transformaciones en cuanto a lo que hacemos o veníamos haciendo.Lo que sí es cierto es que cada persona es un mundo y las decisiones  para iniciar la aventura del cambio y recorrer los senderos  que esta trae, son personales.

En nuestro día a día nos enfrentamos de forma consciente o inconsciente a tomar decisiones, unas más trascendentes que otras, pero en este post no voy a hablarte de las decisiones, sino más bien de las acciones, ya que son estas las que te van a permitir realmente tomar las riendas de tu vida.

Tú puedes tener la intención de cambiar o de comenzar algo (puede ser desde cambiar de trabajo, hasta iniciar un curso de inglés), puedes estar convencido de que esto será lo mejor para ti, ya tomaste la decisión, pero cuando llega el momento de actuar, es decir  de ir a hablar con tu jefe o de inscribirte en el curso, nuca realizas la acción.

Esto pasa constantemente con muchas personas, yo particularmente era una de ellas, es muy común tener muchas intenciones, y a la hora de la verdad cuando se tiene que  pasar de la intención a la acción, esta última nunca llega.

Ahora te invito a pensar en esta pregunta ¿en esta última semana has tenido la intención de hacer algo?, si tu respuesta es sí, hazte esta otra… ¿accionaste lo necesario para pasar de la intención al acto?…

No importa si tu respuesta es negativa, no está mal, si realmente, a partir de ahora, en vez de quedarte con la intención pasas a la acción. Es aquí donde veras como al activar las acciones todo comienza a ir mejor y esto te traerá un mayor bienestar personal y por ende te sentirás mas satisfecho contigo mismo.

IMPORTANCIA DE LA ACCIÓN

Eduard Punset, durante una conferencia en España hablaba de la felicidad y afirmaba que “La primera condición inexcusable para ser feliz, es tener la sensación de que controlas algo de tu vida, sino no, hay nada que hacer”.

Esto lo dice él, teniendo una buena base científica, ya que esa premisa fue el resultado de una serie de experimentos realizados con unas ratas. Aquí te dejo el link de la conferencia para que lo veas (Eduard es todo un personaje). Conferencia de Eduard Punsent 

Pero para ejemplificar esto no tenemos que ir muy lejos, solo basta mirar alrededor.

En nuestras relaciones personales y en nuestro entorno vemos a muchas personas incapaces de tomar acciones que traiga cambios positivos a sus vidas, son una especie de hámsters encerrados haciendo siempre lo mismo.

Existen personas que viven la vida con la premisa de cómo venga  vamos viendo, ojo no digo que este mal dejar que la vida fluya de vez en cuando, pero no es bueno vivir así siempre, ¿Por qué? Bueno porque pierdes el control de tomar las decisiones y más importante aún las acciones de tu vida.

ARMA DE DOBLE FILO

Las personas que viven con una apatía o miedo constante por la toma de decisiones y de acciones se enfrentan a lo que yo llamo un arma de doble filo, y ninguno de los filos en bueno.

Por un lado tenemos la espera, que no es más que practicar la inacción, es no hacer nada solo sentarse a esperar, a esperar  a ver qué pasa, a ver si algo mejor viene por sí solo y  esto trae consigo gravísimas consecuencias, así entonces se va el tiempo, la vida y por no tomar las acciones a tiempo, por postergar las cosas vemos que en algún momento ya es muy tarde.

Y también tenemos el depender, esto significa estar sujetos a los demás, a las acciones de otras personas, porque sencillamente hay algunos que no son lo  suficientemente capaces de tomar las acciones por sí solos y esperan que los demás lo hagan por ellos, y así se sienten cómodos, seguros y “felices”.

Lo que sí es cierto es que ninguna persona exitosa, y realmente feliz, es la que espera o  depende.

TOMANDO LA RIENDAS

¿Existen algunos pasos para conseguir activar en nosotros la toma de acciones?

¡Claro que sí!, si eres de los que le cuesta trabajo tomar acciones en su vida, no te preocupes, ya que si realmente estás dispuesto a cambiar este aspecto de tu vida, para transformarte en una mejor versión de ti mismo aquí te voy a dar algunos consejos.

Eso sí, voy a ser realista y no te mentiré, no es algo que se logre mágicamente pero si cada día regamos esta semillita pronto veras los resultados y te aseguro que esto te traerá gran bienestar y felicidad.

COMENZAR A ACCIONAR, REQUIERE DE:

  •  Saber qué es lo que realmente quieres. Autoconocimiento es fundamental para lograr activar la determinación y la toma de acciones para conseguir metas, o propósitos, o lo que tú quieras lograr. Debes saber qué es lo que realmente quieres y eso solo lo sabes tú, esa respuesta está dentro de ti, y una vez que lo sabes eso que quieres pasa a convertirse en una prioridad.
  • Conocer qué hay detrás de la falta de acción. aquí debes realizar una conversación contigo mismo para ver el por qué te cuesta trabajo llevar a cabo la acción, te sorprenderás que la mayoría de las veces es miedo, muchas veces el miedo a fracasar es el principal impedimento para accionar.
  • Motivación. ¿Lo que te cuesta trabajo accionar, es algo que realmente disfrutas o te gusta? la falta de motivación muchas veces desencadena la apatía y la inacción.

Lo que debes de hacer para contrarrestar esto es buscar dentro de ti algo que te motive poderosamente, nadie te conoce mejor que tú, así que busca dentro de ti, y  eso que encuentres,  te sirva de motor para impulsarte a la acción.

  •  Enfoque. el estar realmente enfocado en lo que queremos lograr es uno de los pasos más importantes a realizar, muchas veces nos trazamos metas muy grandes y al verlas así tan gigantes nos desmotivamos o nos parece muy difícil por lo que comenzamos a postergar.

Para lidiar con esto lo mejor es trazarnos objetivos cortos cada día, puedes empezar dedicándole unos 20 o 30 minutos al día, es mejor un poco cada día que nada, y veras que más temprano que tarde ya lo habrás hecho si inicias hoy ya estás más cerca de lograrlo que si nunca haces nada.

  • Cuando aparezca esa voz saboteadora que todos tenemos, y que nos desmotiva la mejor forma de combatirla es interrumpiendola, debes aprender a tomar conciencia cuando esta aparece, identifícala e interrúmpela, sin juzgarte, ni juzgar lo que te dice. Tú tienes el control de tus ideas y pensamientos.
  •  Practica acciones pequeñas y  Planifica esas pequeñas acciones que te llevaran a conseguir tu meta, el tener una organización es clave para lograr activar las acciones. Puedes comenzar con una agenda o puedes inclusive llevar una Matriz Eisenhower.

Con esta matriz se priorizan las actividades.

  •  Colócale fecha a tus acciones. Selecciona el día, es mejor decir comienzo el jueves 15, que decir que inicias en noviembre. el tener una fecha exacta  te pondrá un poco de presión, esta presión es buena, al tener la fecha y trabajar con la planificación ya estarás mejor preparado para iniciar con las acciones.
  •  Si cuando inicias te sientes incómodo, eso es porque estas saliendo de tu zona de confort, vas por buen camino no te devuelvas, y si por alguna razón dejaste de tomar una acción que ya tenias planificada no pierdas tu norte.

Reorganiza una nueva fecha cercana para esa actividad que no hiciste, y recuerda no juzgarte.

IMPORTANTE RECORDAR

No es bueno tomar acciones mezcladas con emociones, estas se vuelven arena en las manos cuando la emoción se va.

Para  concluir Gustavo Piera dice que nosotros nos producimos el estrés y este no es más que la diferencia entre lo que quiero hacer y lo que hago.

Por lo que si vemos la frase y la desglosamos te pregunto ¿quién es el responsable de lo que quieres hacer? Solo tú, y ¿quién es el responsable de lo que haces? Solo tú.

Entonces solo tú tienes el poder de tomar las acciones necesarias para iniciar aquello que quieras. Y recuerda que como vivirás el resto de tu vida depende de las acciones que tomes hoy.

Espero que te hay gustado este Post, y que te haya servido.

Manos a la obra ¡Y Acción ¡ 🙂

Mi querido aventurero nos vemos en el próximos Post.

Un abrazo,

Mariangela.

3 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *